martes, 6 de enero de 2009

Sin ti

Ya no estoy estudiando. 4:11 de la mañana.

Leo un interesante y adictivo relato en la pantalla del ordenador.

Un suave olor me recuerda que aun llevo puesto tu pañuelo palestino.

Aspiro profundamente.

Y tu aroma caracteristico se introduce en mi cuerpo hasta conseguir que los musculos de mi espalda se contraigan y todo el vello de mi cuerpo parezca alambre.

Ojala me diera la vuelta y te encontrara aqui, conmigo

Ojala que el haberte ido haya sido una broma pesada.

Pero recuerdo ese momento en la estacion, cuando te despedi en el tren, cuando una intensa niebla me hizo perderte rapidamente de vista.

Entonces me percato de que desearia que siguieras a mi lado y, como un triste nostalgico, aspiro ese perfume una vez mas.

2 comentarios:

Mambrú dijo...

A veces no se sabe si al final son buenas o no tantas horas de estudio..

Saludos :)

Marie dijo...

Me ha gustado mucho este texto =)